Lo más valioso || Ari Goldfield

Sea cual sea la prueba, el amor puede superarla.
Por intenso que sea el sentimiento, el amor es más fuerte.
Por difícil que sea de sostener, el amor puede sostenerlo.

 

Este es un pequeño poema que me escribí a mí mismo hace unos años, en un momento difícil. Mi esposa estaba enferma y nos costaba cumplir algunos compromisos profesionales importantes y atender al mismo tiempo a nuestro hijo de corta edad. En un momento especialmente estresante, me pregunté: «¿Qué tengo que pueda ayudarme a superar esto?». La respuesta de una palabra fue: «Amor».

El amor es lo más valioso que tengo. Recordar el amor —en ese momento difícil y también, con la mayor frecuencia posible, en otros momentos— es lo más importante que sé. Por eso en este artículo, el primero que escribo aquí, quiero compartir con vosotros algo sobre el amor; quiero daros lo mejor primero.

El amor es valioso porque es útil. ¿Y eso por qué? Pensad en que nuestras vidas son un entramado interconectado de relaciones: relaciones que tenemos con nosotros mismos, con otros, con nuestro entorno; con toda nuestra experiencia. ¿Y cómo podemos asegurarnos de que estas relaciones son sanas, dichosas y significativas para nosotros? Conectándolas a tierra con amor, llenándolas de amor y sosteniéndolas con amor.

¿Significa esto que nos tienen que gustar todas las personas de nuestra vida, todo lo relativo al mundo y todas las experiencias que tenemos? ¿Que nunca deberíamos sentir enfado, tristeza o desagrado? En absoluto. En realidad, el amor consiste en aceptar la existencia de todas nuestras emociones y de todas las partes de nuestra experiencia, tanto las agradables como las desagradables.

Por eso podemos entender este tipo de amor, más concretamente, como «el espacio que alberga la consciencia amorosa». Esto significa que nos relacionamos con el hecho de que nuestra conciencia tiene espacio para todo lo que surge en nuestra experiencia. Sea lo que sea, podemos practicar acogiéndolo en nuestra experiencia de un modo cálido y amable. Y resulta curioso que las experiencias fuertes de felicidad y placer pueden ser tan generadoras de ansiedad y tan desestabilizadoras como las experiencias negativas. Así que, pase lo que pase, podemos practicar dándole espacio sin dejar que nos haga perder los nervios.

Y hacer eso conlleva, sin duda, práctica. Así que, si os intimida la idea de acogeros y acoger vuestra experiencia con aceptación amorosa o si lo habéis intentado y creéis que no podéis hacerlo, sabed que estáis en buena y numerosa compañía. Como observó el maestro zen Kobun Chino Roshi: «Lo más difícil es aceptarse a uno mismo».

La buena noticia es que, a pesar de su dificultad, sigue siendo posible. Es posible aceptarte con amor porque eres digno de amor. Lo mereces; todos lo merecemos. Puede que no lo creas, quizá porque nadie te ha animado nunca a aceptar con amor todas las partes de ti. Pero si empiezas haciéndote ese regalo ahora, te prometo que, poco a poco, notarás una diferencia grande y positiva.

 

Texto original en inglés: The Most Valuable Thing, publicado el 22 de julio de 2019 en CredibleMind.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ari Goldfield, Maestros contemporáneos y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.