La mente y el corazón || Jack Kornfield

jack-kornfield_201blkwht_deborahjaffeLa traducción del mantra de la compasión universal: om mani padme hum es ‘la joya en el loto’. Aunque tiene muchos significados, una explicación de su simbolismo es que la compasión surge cuando la joya de la mente descansa en el loto del corazón. La mente despierta tiene una claridad diamantina; cuando esta visión clara descansa en la tierna compasión del corazón, se cumplen las dos dimensiones de la liberación.

En la psicología budista se suele usar una sola palabra para mente y corazón: chita. Esta mente-corazón tiene muchas dimensiones. Contiene e incluye todos nuestros pensamientos, sentimientos y emociones, respuestas, intuición, temperamento, y la propia consciencia. Cuando hablamos de la mente en Occidente, nos solemos referir solo al proceso de pensamiento racional. Si observamos este aspecto de la mente vemos una corriente infinita de pensamientos, ideas e historias. Aunque esta mente que discierne tiene un valor práctico, también puede separarnos del mundo; nuestras ideas crean con facilidad un «nosotros» y un «ellos», lo bueno y lo malo, el pasado y el futuro. A nuestros pensamientos también les gusta crear problemas imaginarios. Como dijo Mark Twain: «Mi vida está llena de terribles desgracias, la mayoría de las cuales nunca ocurrieron». O, en las palabras de uno de mis maestros, Sri Nisargadatta: «La mente crea el abismo, el corazón lo cruza.»

Junto con los pensamientos y los impulsos, la psicología budista también describe los sentimientos como un aspecto natural de la mente-corazón. Inicialmente nos damos cuenta de que con cada experiencia surgen sentimientos agradables, neutrales o desagradables. Si los observamos con atención, sin aferrarnos a lo agradable ni condenar lo desagradable, podremos descubrir que estos sentimientos básicos dan paso a todo un abanico de emociones. Algunas personas creen que las emociones son peligrosas, pero las emociones en sí son rara vez el problema; es nuestra falta de consciencia de ellas o las historias que creemos sobre ellas lo que crea nuestro sufrimiento. Sin consciencia, los sentimientos dolorosos pueden convertirse en adicción u odio o degenerar en insensibilidad; al final podemos perder el contacto no solo con lo que se siente, sino también con la sabiduría esencial de nuestro corazón. Como observó la mística cristiana del siglo XX Simone Weil: «El peligro no es que el alma dude de si hay pan, sino que se deje persuadir por la mentira de que no tiene hambre.»

La primera mujer con la que tuve una relación tras colgar los hábitos fue una amiga de la universidad que estaba empezando a enseñar en Harvard. Por dentro yo seguía sintiéndome como un monje que no tenía preferencias a favor ni en contra de nada, que tomaba lo que le pusieran en el cuenco de mendicante. Cuando me preguntaba qué quería para cenar o qué película me gustaría ver, le contestaba: «Lo que tú quieras, cariño; a mí me da igual». Cuando me preguntaba si me apetecía salir al campo o quedarnos en casa, le decía que por mí todo estaba bien. Eso la enloquecía. No era solo un prudente desapego espiritual, me señaló que tenía miedo de comprometerme y que estaba muy desconectado de lo que sentía, y me recordó que yo ya era así antes del monasterio. Era verdad. No sabía lo que sentía. Así que me dio un pequeño cuaderno con la sugerencia de que cada día anotara diez cosas que me gustaban o que no me gustaban, hasta que pudiera empezar a conocer mis propios sentimientos. Recuperar mis sentimientos fue un proceso largo y transformador.

Texto original en inglés. Fragmento del libro After the Ecstasy, the Laundry  (hay una traducción al español de Fernando Pardo Gella: Después del éxtasis, la colada: cómo crece la sabiduría del corazón en la vía espiritual).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Jack Kornfield, Maestros contemporáneos y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s