Permitir que se produzca el cambio || Tracy Cochran

Keith V. Johnson Day glow art from interior of The Electric Circus

Keith V. Johnson, Day glow art from interior of The Electric Circus, 19-25 St. Marks Place NYC, 2002 (Wikipedia).

Durante una época, cuando iba al instituto, intenté convertir mi habitación en un santuario psicodélico, declarándolo un lugar aparte del resto de la casa. Pedí a mi padre que pusiera en el techo una luz negra ultravioleta de casi un metro. Lo hizo para complacerme y pensando que, aunque sí hacía que todo pareciera hechizado, pronto me cansaría de ver puntos morados delante de los ojos a fuerza de mirarla desde la cama. Yo me esforzaba por crear una atmósfera especial donde fuera posible la transformación.

Cubrí las paredes del cuarto con carteles fluorescentes que brillaban con los colores líquidos del atardecer cuando estaba encendida la luz. Los carteles representaban sinuosos caminos que atravesaban bosques alucinantes, mandalas, un Jim Morrison psicodélico que extendía la mano con ojos provocativos. En esa neblina morada ponía música guay, como si pudiera hacer surgir la contracultura como una ballena desde las profundidades del pasado para llevarme a una existencia más grande. Leí Las enseñanzas de Don Juan, de Carlos Castaneda, buscando un camino con corazón. Leí Siddhartha, de Herman Hesse, y luego Sé aquí ahora, de Ram Dass, anhelando hacer viajes similares. Recuerdo vívidamente estar sentada durante esa época en esa habitación y en habitaciones parecidas con otros chavales. Era como si creyera que solo hacía falta la luz o las lecturas o la música adecuadas para abrir la puerta a un cambio duradero.

En los años que siguieron, renuncié a tratar de hacer este tipo de puesta en escena, pero seguí tratando de forzar el cambio, esperando que unos estudios o una dieta o un programa de ejercicios adecuados sin más me ayudaran a cambiar. En el camino, descubrí la meditación. Traté de alcanzar la libertad a través de la meditación. No funcionó.

Había algo sano en todo este anhelo y estos intentos. Incluso en mis años de hippie de imitación, me daba cuenta de que necesitaba encontrar un camino que no estuviera solamente en mi cabeza. Por el camino aprendí que intentar comer bien y hacer ejercicio ayuda, que cumplir plazos y compromisos ayuda. Que aparecer ayuda. Pero también aprendí que el cambio verdadero no se puede forzar ni controlar, y que no se puede predecir cómo es sentirse un poco más libre. Aprendí que lo que hace falta para un verdadero cambio es radical, pero no como yo pensaba. Lo que hace falta es la voluntad de ver las cosas tal como son. Lo que hace falta es una entrega suave, un dejar ser, un movimiento interno de disponibilidad. Tenemos que permitir que se produzca el cambio.

 

Tracy Cochran es directora editorial de la revista Parabola. Ha publicado artículos en The New York Times, Boston Globe, Boston Review, O: The Oprah Magazine, New York Magazine, Publishers Weekly, Psychology Today y otras publicaciones. Sus relatos están incluidos en las antologías The Best Spiritual Writing series, Writing for Their Lives y Sacred Voices: Essential Women’s Wisdom Through the Ages. Antes de dirigir Parabola, trabajó muchos años en la industria editorial y en la cinematográfica. Practica la meditación desde hace décadas y es maestra de meditación y Community Dharma Leader por el Centro de Meditación Spirit Rock, bajo la dirección de Jack Kornfield. Es profesora del New York Insight Meditation Center y fundadora de Tarrytown Insight, grupo de meditación semanal de Westchester (Nueva York). Enseña meditación de atención plena y escritura consciente, y dirige retiros en toda el área metropolitana de Nueva York. También mantiene encuentros con individuos y grupos.

Texto original en inglés: Tracy Cochran, Allowing Change to Happen.

Esta entrada fue publicada en Maestros contemporáneos, Tracy Cochran y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s