¿Necesitamos realmente un profesor? || Dzongsar Jamyang Khyentse

¿Necesitamos realmente un profesor humano? Depende de tu calendario. Si tienes mucho, mucho tiempo, bueno, quizá puedas leer un libro y lograrlo. Quizá, quizá, no estamos seguros. Es como conducir un coche. No quieres un instructor de conducción, así que lees de la A a la Z, desde la página 1 a la página 100, todo. Tienes el tiempo, así que lo lees, lo memorizas, y luego pruebas y luego vuelves a leerlo. Quizá funcione. Para cuando sepas conducir tendrás como 98 años. Si puedes aceptar eso, estupendo.

Ahora, no tienes mucho tiempo. Digamos que no tienes mucho tiempo. Y eres impaciente. ¡Ja! ¡Entonces necesitas un profesor! Porque, bueno, puede que el instructor de conducción no te diga nada sobre esta página 1 a la 100, nada. Puede que nunca use esto. Especialmente si el instructor te conoce bien. Digamos que este instructor te conoce, que eres una persona somnolienta. Y vas a ese instructor y le pides que te enseñe a conducir. El instructor dice: «Vale, tómate un café. Eso es lo primero que tienes que hacer, tomar café. Espresso, doble.» Eso no está en el libro. Porque el libro es para la gente en general. Si no, todo el mundo tendría que tomar café. El instructor te dirá que te tomes un café porque te conoce.

Otra razón por la que uno debe tener un instructor espiritual es que los libros y las estatuas no hablan. Así que cada vez que quieras portarte mal, podrás hacer lo que te dé la gana. Si te sientes culpable, simplemente te vas detrás de la estatua y haces lo que te dé la gana. De todos modos, piensas que nunca se va a enterar.

Ahora, en el nivel más alto. En el nivel más alto el maestro espiritual es muy importante. En el nivel más alto, el maestro espiritual es alguien a quien contratas para que te destruya. Ese es su trabajo, destruirte sistemáticamente, deconstruirte sistemáticamente. Puede que —y eso implica una gran habilidad, dicho sea de paso—, este destructor podría incluso hacerte creer que a veces estás ganando. Justo cuando piensas que estás ganando, su trabajo es tirar de la alfombra bajo tus pies. Pero tú lo has pedido.

Dzongsar Jamyang Khyentse Rinpoché, La necesidad de un maestro espiritual, Bulgaria 2010 (original en inglés).

Anuncios
Esta entrada fue publicada en DJKR, Maestros contemporáneos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s