Piensa en el momento más triste de tu vida… || Timber Hawkeye

Piensa en el momento más triste de tu vida un par de minutos (cuando supiste que alguien había muerto, o cuando te rompieron el corazón, o cuando no conseguiste el regalo que esperabas). Piensa quién estaba contigo, qué ropa llevabas, los sonidos, los colores y la textura… y fíjate en cómo cambia tu postura y cómo incluso te echas a llorar. Ahora piensa en el momento más feliz de tu vida (cuando te enamoraste o cuando presentaste la demanda de divorcio, jajaja, el momento más feliz para ti) y fíjate en que, cuando piensas en ese momento, tu cara se ilumina (algunos incluso empezamos a sonreír o a reírnos a carcajadas).

El poder de este ejercicio es que nos enfrentamos cara a cara a la realidad de que,  controlando nuestros pensamientos, controlamos totalmente cómo nos sentimos. Así que, ¿por qué decimos con tanta frecuencia cosas como: «no puedo evitar sentirme así» o, peor aún, «haces que me sienta ________» y culpamos a los demás?

Como dijo Carlos Castaneda: «Podemos hacernos felices o podemos hacernos desgraciados, nos cuesta el mismo trabajo.»

Timber Hawkeye, Buddhist Boot Camp

Original en inglés. 

Esta entrada fue publicada en Maestros contemporáneos, Otros y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Piensa en el momento más triste de tu vida… || Timber Hawkeye

  1. Luis dijo:

    Realmente parece sencillo, pero como siempre la práctica lo complica todo. La verdad es que siempre he sido una persona muy positiva y para mi esto no suponía un esfuerzo. Hasta que hace tres años murió mi madre. Desde entonces los momentos alegres fluyen en un suspiro, y me invade una enorme meláncolia. No se si no hago el suficiente esfuerzo o no lo hago bien.
    Gracias por tu reflexión, Berna y por tu manera de ver y transmitir la vida.

    • Berna Wang dijo:

      Gracias a ti por comentar, Luis. La muerte de tu madre es una experiencia muy, muy dura, y yo creo (modestamente) que también está el factor tiempo: date tiempo. Y te darás cuenta de que esa melancolía también fluye: llega, se va, vuelve otra vez, se marcha… Lo que siempre quedará contigo es el recuerdo de tu madre .) Un abrazo grande.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s