El bote vacío || Pema Chödrön

Hay un cuento zen sobre un hombre que está disfrutando del atardecer en un río. Ve que viene hacia él otro bote. Al principio le parece genial que haya otra persona disfrutando también del río una bonita tarde de verano. Luego se da cuenta de que el bote va directo hacia él, cada vez más deprisa, y empieza a gritar: «¡Eh, eh, cuidado! ¡Por el amor de Dios, échate a un lado!» Pero el bote sigue avanzando hacia él, cada vez más deprisa. El hombre se pone de pie, grita y agita el puño, y el otro bote se estrella contra él. Y entonces ve que está vacío.

Esto es típico de toda nuestra realidad vital. Hay un montón de botes vacíos por allí, y siempre estamos gritando y agitando el puño contra ellos. En cambio, podríamos dejar que parasen nuestra mente. Aunque sólo paren nuestra mente 1,1 segundos, podemos descansar en ese pequeño intervalo. Cuando empiece el hilo argumental, podemos hacer la práctica del tonglén de intercambiarnos por los demás. Así, todo lo que nos encontramos tiene el potencial de ayudarnos a cultivar la compasión y volver a conectarnos con la cualidad espaciosa, abierta, de nuestra mente.

De Pema Chödrön, Comfortable with Uncertainty, páginas 103-104.

Texto original en inglés.

Esta entrada fue publicada en Maestros contemporáneos, Pema Chödrön y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s