Mensaje de Año Nuevo de Dzongsar J. Khyentse Rinpoché

Ahora que hemos descubierto que seguimos vivos después del fin del mundo del 21 de diciembre de 2012, el Año Nuevo está a la vuelta de la esquina. Así que me gustaría ofrecer una sugerencia para vuestro propósito de año nuevo. ¿Por qué no os proponéis no malgastar vuestros pensamientos, tiempo y energía? Como mínimo, podríais tratar de no malgastar en lo material, como ahorrar energía apagando la luz. O no malgastar comida. Los estadounidenses en concreto malgastan mucha comida, lo que es tanto insensato como totalmente inmoral. En comparación, lo de Monica Lewinsky y ese cigarro puro no es nada. El despilfarro de comida, ropa y gasolina en Estados Unidos, sin embargo, no sólo es cien por cien inmoral, sino que también conlleva consecuencias globales inmediatas para toda la población del mundo y nuestro medio ambiente.

«No despilfarrar» es la clave para ser rico y tener éxito. Aun así, los chinos han empezado a aprender el arte estadounidense del despilfarro ostentoso, creyendo que es señal de gran abundancia y riqueza. Pero cuando alguien se caga en los pantalones no hay que imitarle. Aquí debería recordarme a mí mismo, y recordaros a vosotros, que aunque estoy usando Estados Unidos como ejemplo, esta costumbre de derroche y despilfarro ahora es un fenómeno global que ya no se circunscribe a Estados Unidos y a los estadounidenses.

Me han dicho que la reina de Inglaterra hace listas y notas usando la parte de atrás de los sobres usados, una costumbre que adquirió en la Segunda Guerra Mundial y que continúa practicando hasta ahora. Todos deberíamos hacer este tipo de cosas.

Mirad a vuestro alrededor, ¿cuántas cosas tenéis en vuestra habitación? ¿Cuánto de eso necesitáis de verdad y cuánto es puro despilfarro? Desde luego, no estoy sugiriendo que debamos practicar un ascetismo riguroso, sólo estoy señalando una forma inteligente de hacer posible que todos y cada uno de nosotros vivamos de un modo más próspero. Es evidente que despilfarrar no es el modo de disfrutar de vuestra riqueza.

Creo que también me obsesiona algo que mi madre siempre me decía cuando yo era joven y no me terminaba la comida. Decía que si no me comía hasta el último bocado, el dios de la riqueza Dzambhala se enfadaría y me castigaría por despilfarrador haciendo que pasara hambre. Este consejo antiguo, y en estos tiempos bastante anticuado, contiene en realidad mucha sabiduría.

Cada día os dejáis muchas luces encendidas sin necesidad. ¿De verdad necesitáis dejar abierto el grifo de la ducha mientras os enjabonáis la cabeza?

En estos momentos el mundo vive la angustia de lidiar con una gasolina muy cara y sus consecuencias, como la subida del precio de los billetes de avión y de autobús y que todos los productos de primera necesidad, sobre todo la comida, sean mucho más caros. Pero el agua es algo aún más precioso que la gasolina, y si lo que está pasando ahora con la gasolina pasara con el agua, nuestro sufrimiento alcanzaría un nivel mucho más alto de agonía. No obstante, la raíz del problema está en cosas simples en las que podríamos hacer algo y no hacemos.

También malgastamos mucho cuando caemos víctimas de productos creados sólo para ser despilfarrados y luego sustituidos una y otra vez. El único fin de la venta de estos productos es amasar cantidades obscenas de dinero, por lo que las empresas que nos los venden nos animan activamente a convertir en costumbre ser cada vez más despilfarradores para así vendernos cada vez más cosas inútiles.

¡En fin!, esto no es más que mi palabrería de Año Nuevo…

Dzongsar Jamyang Khyentse Rinpoché, 28.12.2012

Texto original en inglés.

Esta entrada fue publicada en DJKR, Maestros contemporáneos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Mensaje de Año Nuevo de Dzongsar J. Khyentse Rinpoché

  1. MIguel dijo:

    Gastamos mucho más de lo necesario. Nos vemos arrastrados por el río del consumismo, y hay que estar muy centrado para impedirlo.

    Gracias Berna.

  2. Dory dijo:

    Sencilla e importante reflexión, yo creo que el problema es que no somos conscientes de las consecuencias. Prometo mejorar.

  3. Montserrat dijo:

    Una triste realidad que tal vez preceda una afortunada esperanza …de cambio. Gracias por la traducción.

Gracias por comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s